Comencé a pintar de manera fortuita en el año 2003. Deseo que este Blog de las pinturas que realizo, os guste.
Bienvenido


13 de febrero de 2013

ROSA (Oleo ESTHER)

Rosa 40x30

LA LUNA Y LA ROSA

En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
y el aroma de la noche
le henchía ?sedienta boca?
el paladar del espíritu,
que adurmiendo su congoja
se abría al cielo nocturno
de Dios y su Madre toda...
Toda cabellos tranquilos,
la Luna, tranquila y sola,
acariciaba a la Tierra
con sus cabellos de rosa
silvestre, blanca, escondida...
La Tierra, desde sus rocas,
exhalaba sus entrañas
fundidas de amor, su aroma...
Entre las zarzas, su nido,
era otra luna la rosa,
toda cabellos cuajados
en la cuna, su corola;
las cabelleras mejidas
de la Luna y de la rosa
y en el crisol de la noche
fundidas en una sola...
En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
mientras la rosa se daba
a la Luna, quieta y sola.
 
MIGUEL DE UNAMUNO
 

7 comentarios:

Julián Andrade dijo...

Hola Esther, has pintado una rosa con un colorido perfecto. Me gusta mucho.
Saludos

Jane dijo...

Molto bello e dolce questa rosa con una tonalità deliziosa , complimenti .

Esther dijo...

Gracias por vuestros comentarios, Julián y Jane. Saludos

Lave dijo...

¿Cuánto vale una rosa ?/le pregunto al amanecer /,con rocio en sus oidos /me responde:Al despertarme/ me abre su corazón /y al acostarme abraza los últimos rayos de sol/ y ahora dime , a eso ¿puedes tú darle valor ?---------es como al pincel que dió forma a esta flor ----felicidades!!!!!

Esther dijo...

Gracias por tu comentario Lave, todos las obras tienen un valor, el cual lo multiplicamos cuando ponemos el sentimiento en ella.. Gracias

Ana dijo...

Sobre el planeta del Principito hubo siempre flores simples que ni ocupaban lugar, ni molestaban a nadie. Aparecían y desaparecían. Pero un día apareció una briznilla que no se parecía a las otras, el tiempo y el cuidado que se tomó antes de hacer su primera aparición despertó en el Principito una expectación enorme. Era conmovedoramente bella, la cuidaba, regaba y abrigaba en las noches frías.

Un día el Principito marchó de viaje a otros planetas, en uno de ellos, Tras haber pasado por multitud de dificultades encontró un camino que le condujo hasta un jardín de rosas idénticas a la suya. En ese momento descubrió que su rosa no era única en el universo, sino una rosa más, una rosa ordinaria. Entonces cayó en la cuenta de que con una rosa ordinaria y tres pequeños volcanes (uno quizá extinguido para siempre), no se podía considerar un gran príncipe.
Y, tendido en la hierba, lloró.

Al rato, se dio cuenta de que esas rosas no eran iguales a la suya y les dijo:
-No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mi rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.

Sé que en algún lugar del mundo, existe una rosa única filtrando todo lo bello a través de sus ojos aperlados, cristalinos y absolutamente hermosos… Tú has hallado tu rosa, la tienes a tu lado, cuidala, porque es TU ROSA
Si alguien ama a una flor de la que sólo existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas

esther dijo...

Gracias por tu comentario Ana, me ha gustado mucho releer unos pasajes del Principito..Si, es MI ROSA.
Me gustaria pasearme por tu blog, pero me es imposible , ya que no veo tu enlace por ningun lado.
Un saludo cariñoso,, Ana.